SISTEMAS DE ALARMA


Los Sistema de Alarma, están clasificados Normativamente como elementos de Seguridad Pasiva. Son pasivos, ya que no tienen capacidad para anticiparse a los hechos.

Por si mismos no pueden actuar previniendo o evitando un intento de intrusión, o cualquier otra incidencia susceptible de generar un estado de alarma o peligro para los bienes o las personas, tal como lo harían medios de Seguridad Activa como, por ejemplo, un Servicio de Patrulla o de Vigilantes Jurados.

Una puerta blindada y una cerradura de seguridad, también son elementos de Seguridad Pasiva, ya que no evitan, pero sí provocan una mayor dificultad para forzar un acceso. En esa dificultad física radican su eficacia y supone un valor añadido como factor de disuasión.

En términos de Seguridad Pasiva, a las dificultades físicas que puedan dificultar los intentos de intrusión, hay que sumar su gran efecto disuasorio. Ambos factores condicionan en gran medida su grado de eficacia.

Placeholder image
Con respecto de los Sistemas Electrónicos, el hecho que estén convenientemente señalizados y con algunos dispositivos visibles, genera un aumento considerable del factor disuasoriosobre los posibles intrusos.

Cuantas más dificultades se ponen para consumar un allanamiento, mayor es el número de intrusos que desisten de su intento de acceder ilegítimamente a un recinto o vivienda.

Sin embargo, la mejor puerta blindada, y la mejor cerradura de seguridad, carecen de capacidad para comunicar que están siendo forzadas, ni pueden activar los medios de respuesta adecuados.

Las Alarmas Electrónicas, entre todos los medios pasivos, realmente, son los menos pasivos, ya que cuentan con medios y recursos para interactuar contra amenazas o ataques.

Actúan generando alarmas sonoras de advertencia y, gracias a sus posibilidades de comunicación, resultan ser el medio más eficaz e inmediato para transmitir una incidencia.

Gracias a su capacidad para transmitir, dan la oportunidad de poner en marcha las medidas necesarias para dar respuesta a, eficaz e inmediata, ante una amenaza, peligro o incidencia.

SOLICITA PRESUPUESTO


Gracias a los avances tecnológicos, el grado de eficacia alcanzado en la detección y transmisión de incidencias, los convierten en elementos de protección de gran efectividad y versatilidad.

Versatilidad que permiten un considerable número de posibilidades para personalizar las centralitas, y diferentes tipos de sensores, para la programación de diferentes eventos y respuestas, en función de las necesidades de sus usuarios y, garantizar una respuesta pronta y adecuada a las circunstancias.

Según la configuración del Sistema, además de dar aviso sobre intrusiones, puede ser programado para dar avisos sobre diversos riesgos, como son los gases tóxicos, incendios, inundaciones, vaciado de depósitos, alertas medicas, temperaturas, fallos de dispositivos, cortes de energía y un largo etcétera de sucesos que, según las necesidades personales de cada cliente, requieran una actuación en cuanto se produzcan.

También, esa tecnología puede permitir una interacción con diversos dispositivos, para activar o desactivar sus funcionalidades. Como ejemplos, complementando aplicaciones de domótica y diversos automatismos industriales perfectamente programables.

La integración en los Sistemas de Seguridad de dispositivos capaces de captar imágenes y asociarlas a los saltos de alarma, constituyen un recurso de la mayor eficacia, tanto para confirmar alarmas reales, como para descartar aquellas que resultan falsas. Para ello se puede contar desde los sencillos y económicos detectores dotados de cámara fotográfica, hasta los altamente sofisticados sistemas de vídeo dotados de imagen térmica, infrarroja, reconocimiento de matriculas e, incluso, con capacidades biométricas.
Aparte de las funciones de los detectores, y las de propia centralita de alarma, la auténtica eficacia de un Sistema de Alarma, se basa en su capacidad de transmitir las señales a una Central Receptora de Alarmas (CRA).

Para esas transmisiones, aparte de la tradicional Línea Telefónica, pueden usar las tecnologías GSM, GPRS, ADSL, IP, fibra óptica, satélite y vía radio.

Placeholder image
El mejor modo de aumentar la eficacia en la comunicación de las señales es contar con medios redundantes de transmisión de forma que, ante el fallo o sabotaje de alguna de esas vías, el sistema disponga de otras alternativas para la transmisión de las señales generadas por el sistema a una Central Receptora de Alarmas (CRA)

Esa Central Receptora de Alarmas, además de recibir esas señales, tiene la capacidad para gestionar las acciones necesarias o activar los servicios de emergencia, según la naturaleza o grado de riesgo asociado a ellas.

Para este cometido la CRA, además de contar con los medios necesarios para recibir las señales, verificarlas y cursar los avisos necesarios, está atendida permanentemente por Operadores que aportan el inestimable toque humano para discriminar las alarmas falsas de las reales, dar apoyo a los usuarios, asesorarles sobre cómo afrontar una incidencia y, por descontado, poner en marcha los mecanismos de ayuda necesarios.