SISTEMAS DE DETECCIÓN Y EXTINCIÓN DE INCENDIOS


Placeholder image

Los sistemas de detección permiten alertar frente a incidentes que podrían originar un incendio o explosión. De ahí su vital importancia, al otorgar un aviso temprano y oportuno para poder activar los planes de contención y contingencia. DESECOM dispone de sistemas de detección de incendio y riesgos específicos de la más alta calidad para asegurar su correcto funcionamiento, algunas de nuestras líneas de productos son:

Placeholder image

Detección Convencional
Detectores de humo.
Detectores de temperatura.
Detectores de CO.
Centrales Análogas.

Detección Inteligente o Direccionable
Detectores de humo inteligente.
Detectores de temperatura.
Módulos direccionables
Centrales direccionables inteligentes.

Detección Temprana

Sistemas de detección de humo por aspiración.
Detección de humo lineal.
Detección de temperatura por cable térmico.


 

Solicita Presupuesto


  Placeholder image
 

En DESECOM disponemos de diversos sistemas de extinción de incendios, todos ellos clasificados según el material utilizado para apagar el fuego o bien por la naturaleza del mismo. Los incendios se producen por diferentes razones lo que conlleva que tengamos que poner mucha atención a la hora de detectar las causas del mismo, de cara a utilizar un sistema u otro.


Aspectos como la antigüedad, el uso y la corrosión de estos sistemas reducen gradualmente el nivel de protección contra incendios. Por ello, estos productos precisan de inspecciones graduales dictadas por la normativa vigente. En DESECOM contamos con grandes expertos que estudian el estado técnico evaluando sus características técnicas según los plazos establecidos.


Placeholder image

En DESECOM contamos con años de experiencia ofreciendo soluciones en el sector de sistemas de extinción de incendios, aplicando los métodos y maquinaria más avanzados para garantizar la mayor seguridad y eficiencia a la hora de prevenir o extinguir un incendio.

Utilizaremos un sistema de extinción concreto dependiendo del foco del incendio. Para el caso de incendios provocados por combustibles sólidos, tales como madera o papel, utilizaremos agua como sistema de extinción.

En el caso de fuegos en líquidos inflamables y combustibles, trataremos con espuma y, para la protección de recintos en los que haya sistemas electrónicos e informáticos, la fórmula será mediante gases, ya que el agua dañaría estos equipos.